Flagellum. Impulsando la comprensión de la ciencia.

Coletazos para viaje en la era de la evolución de la ciencia

Sirtuina la proteína que expande la vida y también la memoria

with one comment

La sirtuina es de esas proteínas que al activarla produce unos efectos maravillosos alargando la vida de levaduras y otros modelos de estudio bioquímicos, y puede que en el humano también. Es por ello que se inicia la búsqueda apresurada compuestos capaces de aumentar su expresión, como el resveratrol, con el fin de encontrar el próximo fármaco pelotazo.

Como la biología molecular es altamente intrincada, según un estudio publicado en Nature, parece ser que esta misma proteína interviene en la formación de la memoria. La función también puede depender del tejido. El mismo grupo autor del estudio, ya había publicado en la revista EMBO que SIRT1 protegía de la degeneración neuronal en modelos de ratón que simulan enfermedad de Alzheimer.

Para este trabajo sus autores han creado un ratón transgénico que no expresa la proteína SIRT1 en el tejido cerebral. A estos ratones los han sometido a las pruebas de aprendizaje estándares donde la cepa transformada presentó evidentes dificultades, lo que les llevó a pensar que SIRT1 pudiera tener un papel importante en el proceso de formación normal de la memoria.

Estructura de la proteína SIRT1 (fuxia) unida al peptido de p53 que sirve como antigeno celular (naranja). La proteína SIRT1 o sirtuina (es una desacetilasa dependiente de NAD).

Los ratones a los que se ‘niega’ la expresión del gen SIRT1 muestran menos neuronas y menos conexiones neuronales que los ratones que si expresan el gen, está carencia está acentuada en el hipocampo, estructura cerebral imprescindible para la formación de la memoria.

También analizaron la presencia de micro ARNes que regulan la expresión de ciertos genes en el hipocampo, viendo que estaba aumentado en los ratones deficientes uno especialmente relevante denominado mir134. Este micro ARN a su vez causa la disminución de los niveles de la proteína CREB y por ende la dificulta la formación de nuevas sinápsis. Es importante destacar que los niveles notablemente disminuidos de la proteína CREB, que es un factor de transcripción, no se debían a una disminución del nivel de su ARN mensajero sino de su traducción. De alguna manera la falta de SIRT1 bloqueaba la traducción a proteína del mensajero que codifica la proteína CREB.

Faltaba pues comprobar la causalidad a través de mir134, por lo que crearon un ratón con altos niveles de mir134 en cerebro y niveles normales de SIRT1. El ratón resultó tener las mismas y evidentes dificultades de aprendizaje que su homologo deficiente en SIRT1. También vieron que si a estos últimos se les eliminaban los altos niveles de mir134 podían revertir a la capacidad normal de memoria respecto a las cepas control. A falta de más estudios que apoyen o refuten estos resultados, parece que SIRT1 guía nuestra mirada para entender las bases moleculares de la memoria.

La batería de compuestos conocidos que aumenta la expresión o la actividad de SIRT1, tipo resveratrol, no pasan muy bien al cerebro, por lo que es baja la posibilidad de que resulten buenos fármacos para enfermedades degenerativas que afectan a la memoria. Otra vía según el estudio sería encontar fármacos basados en ARN, de los que hemos hablado, que neutralicen la expresión del mir134, obteniendo de esta manera un efecto similar al aumento de SIRT1 o de la expresión de CREB.

El Resveratrol es uno de esos compuestos estrella que aparecen cada cierto tiempo como el elixir de la eterna juventud, por lo menos para levadura, el gusano c. elegans y la mosca de la fruta, y como de paso está en el vino, pues a engullirlo por kilos, que parece ser es la dosis diaria necesaria para obtener algún benefício fuera del placebo. ¡cuidado con la parafarmacia vestida de ciencia en la farmacia!

REFERENCIAS:

A novel pathway regulates memory and plasticity via SIRT1 and miR-134. Jun Gao, Wen-Yuan Wang, Ying-Wei Mao, Johannes Gräff, Ji-Song Guan, Ling Pan, Gloria Mak, Dohoon Kim, Susan C. Su & Li-Huei Tsai. doi:10.1038/nature09271

About these ads

Written by flagellum

julio 19, 2010 at 4:59 pm

Publicado en cerebro, Medicina

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. [...] dijimos en el post sobre la sirtuina SIRT1 y la memoria, el problema radica en que los activadores disponibles de está encima no cruzan bien la barrera [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: