Bisfenol A ¿se acaba la incertidumbre de los biberones?

El bisfenol A (BPA) compuesto ubicuo que se utiliza para fabricar plásticos como el policarbonato (PA) de los CDes o de algunos biberones de plastico, el recubrimiento blanco de las latas de comida, etc, lleva algunos años causando controversia sobre su seguridad para uso alimentario, sobre todo si el envase se calienta o esta dañado. Lo cierto es que con el tiempo ha ido creciendo la desconfianza hacia este compuesto en varios de sus múltiples usos. Pero los fabricantes de estos productos se han ido defendiendo muy bien, incluso con la arrogancia que da la seguridad, sufragando estudios que le permitían saber cuales eran los mitos y cuales los hechos (más bien lo que se creía conocer y lo que se dudaba no conocer). Pueden leerlo en http://www.bisphenol-a-europe.org/index.php?page=myths-vs-fact:

Aquí sugieren que no puede ser un disruptor encdorino pues nunca se encontrará en cantidades suficientes para llevar a cabo su efecto biológico. La dosis hace el veneno y según ellos con los estudios que ellos manejan no se encontrarán en suficiente concentración para hormonar más que una zanahoria.

El 15 de enero de 2010 el departamento de salud de estados unidos sacó una nota informativa en la que se dice lo siguiente:

En 2008, la FDA (Food and Drug Administration) agencia que aprueba los medicamentos en E.E.U.U. llevo a cabo una revisión de la investigación toxicológica y de la información del BPA, asegurando que los materiales destinados a su uso alimentario con BPA existentes en el mercado eran seguros.

Estudios recientes han informado de pequeños efectos de bajas dosis de BPA en animales de laboratorio. Aunque no se ha provocado que el BPA produzca daños en niño o adultos, estos nuevos estudios han llevado a los oficiales de la salud federal a expresar alguna preocupación acerca de la seguridad del BPA.

Evaluación de las consecuencias para el BPA. Se necesita más investigación para entender mejor los efectos potenciales sobre la salud humana de la exposición al BPA.
Evaluar las consecuencias para la salud del BPA. Necesitamos más investigación para comprender mejor los potenciales efectos sobre la salud humana del BPA. Por ello, la administración y el departamento de Salud y los Servicios Humanos de la Administración trabajando en colaboración, están tomando las siguientes medidas:

Es verdad la FDA “no está diciendo que sea inseguro utilizar los biberones de policarbonato” sino que “recomienda ciertas formas de alimentar a los bebes que minimicen su exposición al BPA”, como dar el pecho o utilizar otro envases para calentar la comida de los bebes. Esto estaría medio justificado si no hubiera materiales alternativos o anteriores que hayan demostrado su seguridad, valía y competitividad, para haberlos sustituido por si acaso y no sólo porque hubiera niños implicados. Por supuesto, los estudios sobre la salud de las personas que se han de llevar a cabo para recomprobar la seguridad del BPA los sufragarán los estados.

Hay algunos hay ya, en un estudio hecho con en el centro para el control de enfermedades de Estados Unidos (CDC) midieron el BPA en la orina de 2517 personas con seis o más años que participaron en el estudio (NHANES) en 2003-2004. Midiendo el BPA en la orina se puede estimar la cantidad de BPA ingerida. Encontraron BPA en casi la totalidad de las personas lo que da una idea de la dispersión del BPA en la población estadounidense. Lo cual no significa que tenga que tener algún efecto sobre la salud (lo que no te mata te hace más fuerte). Hay que hacer más estudios públicos y contra estudios privados.
http://www.cdc.gov/exposurereport/BisphenolA_FactSheet.html

Bioquímicamente aunque no se une al receptor de estrógenos propiamente dicho (ER), si lo hace a un receptor análogo. El BPA en concreto se une a la cavidad que une el ligando del receptor relacionado de estrógeno gamma (del inglés ERR gamma). Parece ser que se une a este receptor con una afinidad considerable (K(D) = 5.5 nM) dentro de los que consideran trazas hormonales, aunque no al recetor de estrógenos canónico. El BPA preserva la actividad basal constitutiva del ERR gamma. En la figura podemos ver la estructura del represor (ilustración 3dciencia) uniendo BPA. El BPA estabiliza la forma activa del receptor. Estos resultados eran en 2007 la primera evidencia de que el receptor nuclear formaba complejos con el disrruptor endocrino y su estructura molecular detallada (esto no siempre se consigue).

Referencias:

Structural Evidence for Endocrine Disruptor Bisphenol A Binding to Human Nuclear Receptor ERR{gamma}. 2007. Journal of Biochemistry 2007 142(4):517-524; doi:10.1093/jb/mvm158

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s