Influenza el virus con temporizador

¿Cómo cuenta el tiempo un virus? El virus de la gripe es un ‘organismo’ simple y sofisticado que parece muy ajustado por la evolución. Con sólo 10 proteínas principales consigue acceso al núcleo celular, bloquea las defensas celulares y pone el cronómetro para su salida programada. En su sencillez radica su complejidad.

Es un virus cuyo genoma es algo peculiar son ocho hebras de ARN (negativas), no una sola y pese a ser un patógeno muy sencillo alberga muchos secretos. Este genoma segmentado junto con su alta mutabilidad (una base cambiada por virus nuevo aproximadamente) le confiere varios mecanismos de variación y posible adaptación a nuevas circunstancias.

Pero vamos a fijarnos en una de las ocho partes, el octavo pasajero del genoma, es una secuencia muy especial, pues sufre ‘splicing’ o edición por corte y empalme. Esto es, de ella pueden salir a traducirse dos ARN mensajeros distintos. La peculiaridad en este caso, del virus de la gripe, es que uno se genera con mucha más probabilidad que el otro. Hasta aquí nada muy nuevo salvo que este pequeño detalle tiene unas consecuencias inesperadas.

Este fenómeno asimétrico provoca que se produzca en gran cantidad un proteína denominada NS1 (de no eStructural) y poca de otra que llamaremos NEP o NS2, que es como un error de edición (en el corta y pega). Y podría ser un error, un subproducto sin utilidad, pero parece posible que en un virus tan compacto no lo sea.

Según los estudios hechos hasta la fecha NS1 funciona como una medida defensiva, se produce en gran cantidad contrarrestando la respuesta de la célula frente al virus y las funciones normales. Son análogas a las contramedidas de un submarino. La NEP, la segunda contramedida, que no tiene que ver con la NEP de Lenin se genera en menor cantidad y se va acumulando y acumulando. ¿Pero con qué fin, si es que lo tiene?

Los estudios indican que NEP es una proteína que permite exportar los ARN virales (que no es lo mismo que mensajeros) fuera del núcleo para poder ser empaquetados en las nuevas partículas infecciosas. Según los últimos estudios, si reprimimos su expresión se produce una atenuación drástica del virus por una inadecuada exportación del genoma viral, se empaquetan menos partículas finales. La acumulación de NEP parece dar lugar a un interruptor molecular que permite pasar de la fase de transcripción del genoma y su posterior traducción a proteínas a la fase de su replicación para hacer las nuevas copias del genoma y empaquetarlas finalmente. Actúa como un contador que pone en marcha el paso final del proceso viral. De un proceso molecular ‘residual’ surge un fino mecanismo de control de tiempo que permite al virus coordinar su replicación dentro de nuestras células.

Este post participa en la XXII edición del Carnaval de Biología, que hospeda @CEAmbiental en su blog Consultoría y Educación Ambiental.

Esta entrada es una participación de Flagellum en la XXIII Edición del Carnaval de Química que organiza el blog Moles y Bits

REFERENCIAS

Influenza A Virus Utilizes Suboptimal Splicing to Coordinate the Timing of Infection. Mark A. Chua, Sonja Schmid, Jasmine T. Perez, Ryan A. Langlois, and Benjamin R. tenOever

FacebookStumbleUponBoton para agregar esto a favoritos sociales

Anuncios

2 comentarios en “Influenza el virus con temporizador

  1. Muy buenas, debo decir que te has colado, el Carnaval de Química hace ya varias ediciones que fue en ¡Jindetrés, Sal!; actualmente es la XXIII Edición en @molesybits (molesybits.blogspot.com).

    Pero gracias igualmente, el post muy interesante. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s