Los antigripales antivirales que atesoramos con tanto ahínco

¿Acumular antivirales como el Tamiflu para una ‘posible’ pandemia de gripe es la opción más racional? El departamento de salud y servicios de E.E.U.U dice que podría salvar vidas y reduce los ingresos hospitalarios. La Agencia Europea del Medicamento dice que podría reducir las complicaciones. Otras muchas agencias están de acuerdo. ¿Qué evidencias hay detrás de estas afirmaciones?

Los antivirales contra la gripe son los compuestos que se sabe se unen a ciertas proteínas que muestran en la membrana las distintas versiones del hiper variable virus de la gripe, el influenza. Principalmente los hay de dos clases: los adamantanos que bloquean el conducto iónico que permite al virus fusionarse e introducir su genoma en la célula. Son baratos de fabricar pero solo son eficaces en la versión A del virus y las resistencia se crea fácilmente. El segundo tipo son los inhibidores de la neuraminidasa, la proteína que permite al virus escapar de las células del epitelio. Hay cuatro sustancias aprobadas como fármacos inhibidores en según que lugares del mundo: zanamivir, oseltamivir, peramivir y lanimivir. Todas bloquean el centro activo del enzima y son validos frente a las subtipos A y B. El problema es que el virus es capaz de hacerse resistente, y en diferentes formas. Por ejemplo puede hacerse resistente al tamiflu pero no a otros antivirales, etc. La gripe estacional H1N1 portaba una mutación en un aminoácido (H275Y) que la hacía resistente al oseltamivir (Tamiflu) hasta que la sustituyó la pandémica, que no había desarrollado resistencia, aunque que ya se le conocen casos de resistencia en la actualidad con la misma mutación.

Esto hizo que se convirtiera en el fármaco superventas en la pandemia gripal e ‘informativa’ de 2009. Las ventas a cuenta de los gobiernos que almacenaron el fármaco en grandes cantidades subieron como un sputnik ese año. Según Badscience.org un país como el Reino Unido gasta unos 500 millones de libras en Tamiflu un 5% de su gasto en medicamentos cada año, todo para acumularlo y usarlo en caso de pandemia.

La neuraminidasa en naranja (NA) es un tetrámero con forma de "champiñón". La hemaglutinina en rojo y el canal iónico en azul son las proteínas que muestra el virus de la gripe en su membrana, en el exterior.

La neuraminidasa en naranja (NA) es un tetrámero con forma de “champiñón”. La hemaglutinina en rojo y el canal iónico en azul son las proteínas que muestra el virus de la gripe en su membrana, en el exterior.

En las pruebas clínicas son capaces de bajar la carga viral y hacer algo más que el placebo. Por ello están aprobados por las agencias estatales de países de todo el mundo. El problema es que no hay estudios independientes que los apoyen, solo los hechos por las propias farmacéuticas y parece que no están todos los que son, aunque sí son todos los que están. Por ello el British Journal of Medicine (BMJ) está haciendo una campaña para que Roche deje libres los datos de los estudios clínicos para que organizaciones independientes como Cochrane (una organización sin ánimo de lucro que compara estudios y hace meta análisis) puedan compararlos y revisarlos.

No dicen nada de otros supuestos resultados menos favorables, y por tanto, no publicados. Podría haberlos pero no lo sabemos. Que conste que esto no es una teoría conspirativa, sino algo que se da por la manera en la que se hacen las cosas. Se publican mejor los resultados positivos, que es lo que se entiende por obtener resultados. También hay que contar con el virus que se tiene la capacidad demostrada de hacerse resistente a este tipo de sustancias. Él que mute y sea viable ante tal tipo de sustancias, se multiplica con vía libre. De hecho se investiga como ciertas mutaciones llevan a la resistencia a dichos fármacos.

El caso es que no sabemos si este gasto farmacéutico en antivirales de esta magnitud esta proporcionado a la solución que dice ofrecer. De momento la vacunación es sin duda la mejor opción. Más datos y más libres serían de gran ayuda para decidir con evidencias.

No es que no sirvan, es que no sabemos todo lo que sirven y en cuanto tiempo serían anulados, o a lo mejor sí pero no disponemos de la información cerrada. Queda la duda.

REFERENCIAS

Systematic review of influenza resistance to the neuraminidase inhibitors. BMC Infect Dis. 2011 May 19;11:134. doi: 10.1186/1471-2334-11-134. Thorlund K, Awad T, Boivin G, Thabane L.

Neuraminidase inhibitor resistance in influenza viruses and laboratory testing methods. Antivir Ther. 2012;17(1 Pt B):159-73. doi: 10.3851/IMP2067. Epub 2012 Feb 3. Nguyen HT, Fry AM, Gubareva LV.

Influenza neuraminidase inhibitors: antiviral action and mechanisms of resistance. Influenza Other Respi Viruses. 2013 Jan;7 Suppl 1:25-36. doi: 10.1111/irv.12047. McKimm-Breschkin JL.

BMJ open data campaign

FacebookStumbleUponBoton para agregar esto a favoritos sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s