¿Anticuerpos que entran en las células tumorales?

De qué manera, podría actuar un anticuerpo dirigido contra una proteína oncogénica que se esconde tras la protección de la membrana celular. Un anticuerpo, parece en principio una proteína muy grande para atravesar la membrana y muy pequeña para ser invaginada y luego liberada en el interior celular, como las partículas víricas. ¿cómo se puede explicar, entonces, que en un estudio publicado haya dado resultado antitumoral, un anticuerpo dirigido a reconocer una proteína intracelular?

Los anticuerpos se utilizan desde hace tiempo en la terapia antitumoral por su gran especificidad frente a la quimioterapia convencional, más ‘efectiva’ pero mucho más indiscriminada. Normalmente tienen afinidad por receptores disfuncionales expresados en las membranas de las células tumorales. Los reconocen, llevan el negativo de una parte de su cara, se unen a ellos y desencadenan la respuesta inmune frente a ellos.

Antibody, immunoglobulin Y-shaped structure. Light and heavy chains, complement-binding region, phagocyte-binding region and variable region and antigen-binding sites.

Estructura de un anticuerpo en forma de y griega, Y. Formado por cuatro cadenas dos largas y dos cortas.

Lo sorprendente, es que un grupo científico ha explorado la posibilidad de dirigir anticuerpos afines a una proteína intracelular, el antígeno y parece que ha tenido éxito. La proteína, denominada fosfatasa del hígado regenerando 3 (PRL-3), es una encima que se sobrexpresa en el interior de las células de muchos tipos de cáncer en su fase metastásica.

Según sus resultados publicados en Science Translational Medicine, la terapia de anticuerpos dirigida contra proteínas intracelulares características de los tumores, puede detener la progresión de este. El cómo pasa esto, es el verdadero interrogante. ¿Cómo se encuentran los anticuerpos con sus antígenos intracelulares (los cuerpos)?

Existen varias posibilidades, una es que el tumor pierda antígeno, esto es, que las células por necrosis u otros factores, liberen al exterior celular su contenido. La segunda es que por algún mecanismo las muestre como receptores en el exterior de la membrana, que las externalice de alguna forma. Y la última, más controvertida o contra intuitiva es que los anticuerpos penetren el interior y se unan a sus dianas impidiendo la supervivencia de la célula tumoral. Y parece ser esta última la que concuerda con los resultados experimentales. Es más, indican que es necesaria la participación de la células del sistema inmunitario, más concretamente los linfocitos B.

NGFR nerve growth factor receptor TKA jak2 kinase bound antibody PI3K cell cutaway 3d-ciencia

Corte de una célula donde se muestra un receptor de señales de crecimiento unido a su hormona, cuya mutación o sobreexpresión podría conferir a la célula una capacidad de replicación aumentada. En el exterior también se muestra un anticuerpo (forma de i griega) unido a una proteína que normalmente se encuentra en el interior celular, esquina superior derecha. En el interior celular se muestran proteínas que participan en la transducción de la señal hormonal extracelular por el interior celular normalmente quinasas y fosfatasas hasta el núcleo.

La regresión tumoral también se observa cuando se inmuniza a los modelos animales con la proteína intracelular PRL-3 y generan su propia respuesta inmune. Los datos con esta y otras proteínas probadas apuntan a un mecanismo intracelular de reconocimiento actuación anticelular. Si resulta viable, podría abrir un nuevo abanico de dianas para la terapia inmunológica, proteínas intracelulares características de malignización, contra los tumores, ya sea con anticuerpos preprados o mediante vacunación. Esperemos pues, a ver el recorrido de este nuevo enfoque.

Una frase de los autores, “Con el tratamiento del cáncer cada vez más individualizado, la posibilidad de dirigir toda una lista nueva de oncoproteínas intracelular que anteriormente se consideraban inalcanzable por los anticuerpos terapéuticos o vacunas pueden ampliar el alcance de la terapia contra el cáncer personalizada, así como el comienzo de una nueva era de hecho de vacunas a medida del paciente contra el cáncer”. Si resulta seguro se llevan un gran premio, y nosotros otro.

REFERENCIAS

K. Guo, J. Li, J. P. Tang, C. P. Tan, C. W. Hong, A. Q. Al-Aidaroos, L. Varghese, C. Huang, Q. Zeng. Targeting Intracellular Oncoproteins with Antibody Therapy or Vaccination. Sci. Transl. Med. 3, 99ra85 (2011).

FacebookStumbleUponBoton para agregar esto a favoritos sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s