Ayuda con el PSA

Las personas que tienen cáncer de próstata tienen en general alto el valor de PSA (una proteína presente en sangre). Voy al médico, me hago un análisis de sangre y tengo alto el valor de PSA ergo… “¡Tengo cáncer!”. No, no y no, si acaso necesito un biopsia, que podrá comprobar si hay tejido malignizado. No puedo pensar directamente en cáncer, pues la presencia de estos niveles incrementados se pueden deber a otra cosa, como por ejemplo una hiperplasia benigna de próstata, bastante común a partir de ciertas edades.

Es cierto, que para facilitar la tarea y disminuir agonías, necesitaríamos algún marcador que sea más indicativo de la presencia de un tumor. Pero este marcador más selectivo del cáncer de próstata no aparece o los que conocemos no son lo rotundos que nos gustaría. ¿Con qué se puede complementar la prueba sin recurrir a la biopsia hasta que sea estrictamente ‘necesaria’?

Human prostate-specific antigen (PSA or KLK3) is an important marker for the diagnosis and management of prostate cancer. This is an androgen-regulated glycoprotein of the kallikrein-related protease family secreted by prostatic epithelial cells. Its physiological function is to cleave semenogelins in the seminal coagulum and its enzymatic activity is strongly modulated by zinc ions.

El antígeno humano específico de próstata, también llamado PSA o KLK3 es un marcador diagnóstico muy utilizado. La PSA es una proteína que corta otras proteínas y que es secretada por las células epiteliales de la próstata. La función que cumple es cortar la semenogelina (un espesante del semen) y hacer el semen más liquido en el momento necesario. En la ilustración se ve la PSA (amarilla en su forma esquemática y tal como es la superficie) unida a un pequeño péptido sustrato y, a a un anticuerpo monoclonal que activa la función catalítica.

En 2005 un equipo de investigación describió una proteína de fusión anormal que se da en el 50% de los canceres de próstata y se detecta en orina. Esta molécula es además muy específica de este tipo de cáncer, no se da en tejido normal o en otros tipos de tumores, y se detecta en orina.

Cuando el material genético se desorganiza en las células que sufren procesos neoplásicos, se producen roturas y uniones cromosómicas, que propician, en algunos casos, la unión del principio de un gen con el final de otro, dando lugar así a lo que denominamos una proteína de fusión. Esta puede ser inservible, pero es más grave si dicha unión da lugar a una proteína que confiere a la célula alguna característica que le de una ventaja cancerígena.

Un Un 50% de los casos de cáncer analizados, es muy justo, pero si se combina con otras pruebas puede ser de gran ayuda, para diferenciar, que personas con altos niveles de PSA, estén sufriendo simplemente una hiperplasia benigna, de aquellos que con mayor probabilidad estén desarrollando un proceso cancerígeno. Parece que hasta el caos de los tumores es un caos medio ordenado, que tiende hacia ciertos atractores. Esto es a mi modo de ver lo interesante, en muchos casos la célula que se está malignizando enceuntra una solución común en distintas personas.

Según el estudio, cerca del 50 por ciento de los hombres que tenían cáncer de próstata dieron positivo al buscar esta proteína de fusión. Además, menos del cinco por ciento de los hombres que no tenían cáncer dieron positivo en la prueba de orina (falsos positivos). Por supuesto, la no presencia de este producto en orina no evidencia la ausencia de enfermedad, auque la presencia es un indicador probabilidad de ‘agresividad’.

El ´adelanto´ es que se pueda utilizar en combinación con otras pruebas como PCA3 para seguir los casos que se consideren de riesgo, y recurrir a la biopsia en los casos indicativos. El antígeno del cáncer de próstata 3, se descubrió en 1999 y se vio que era expresado en gran cantidad por las células malignas de próstata. No obstante, hay que tener precaución y vigilar la utilidad de estás proteínas analizadas, pues hay intereses económicos de por medio en el desarrollo de pruebas diagnósticas. Además, hay que comprobar siempre si añadir pruebas rutinarias mejora el estado de las cosas, que no tiene porque ser así.

REFERENCIAS

Scott A. Tomlins, Sheila M. J. Aubin, Javed Siddiqui, Robert J. Lonigro, Laurie Sefton-Miller, Siobhan Miick, Sarah Williamsen, Petrea Hodge, Jessica Meinke, Amy Blase, Yvonne Penabella, John R. Day, Radhika Varambally, Bo Han, David Wood, Lei Wang, Martin G. Sanda, Mark A. Rubin, Daniel R. Rhodes, Brent Hollenbeck, Kyoko Sakamoto, Jonathan L. Silberstein, Yves Fradet, James B. Amberson, Stephanie Meyers, Nallasivam Palanisamy, Harry Rittenhouse, John T. Wei, Jack Groskopf, Arul M. Chinnaiyan. Urine TMPRSS2:ERG Fusion Transcript Stratifies Prostate Cancer Risk in Men with Elevated Serum PSA. Science Translational Medicine, 2011; 3 (94): 94ra72 DOI: 10.1126/scitranslmed.3001970

Detection of TMPRSS2-ERGFusion Transcripts and Prostate CancerAntigen 3 in Urinary Sediments May Improve Diagnosis of Prostate Cancer. Daphne Hessels, Frank P. Smit, Gerald W. Verhaegh, J. Alfred Witjes, Erik B. Cornel, andJack A. Schalken.

FacebookStumbleUponBoton para agregar esto a favoritos sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s