Las bases neuronales y morales del comportamiento social

Tienen nuestros juicios morales una base fisiológica común o son producto de tablas impuestas, son nuestros actos sociales el resultado nuestros de procesos evolutivos o represivos, la culpabilidad es algo religioso o es un bien social muy anterior, de qué color es la Alejandrita verde o roja. Este tipo de preguntas que dependían del tipo de luz con que se miraban, pero desde la iluminación neurocientífica parece que van cogiendo un tono más nítido.

En un estudio clínico publicado en la revista Neuron en Marzo de 2010 analizan a nueve pacientes con daño severo en un zona del cerebro denominada cortex prefrontal ventromediano (CPVM). La estructura se encuentra el la parte delantera del lóbulo frontal hacia la base del cerebro, entre ceja y ceja, y es esencial para añadir valor emocional a los juicios y las decisiones, para mirar atrás y ver si las consecuencias serán o podrían positivas o negativas según nuestra experiencia emocional.

Ya se había visto que pacientes en lo que esta región se encuentra afectada, tras un accidente por ejemplo, no muestran simpatía por lo demás, ni embarazo en ciertas situaciones sociales o culpabilidad ante ciertos actos que producen daño a los demás.
En este estudio someten a nueve personas con disfunción en el CPVM (y controles sin afección) a juzgar 24 escenarios simulados en los que gente sufre intentos de agresión o daño intencionado y daños por accidente, incluyendo intentos de homicidio.

Los pacientes con este centro dañado evalúan los intentos de delito, incluyendo los intentos de asesinato, como algo más permisible moralmente comparándolos con los individuos control. Pueden evaluar con normalidad lo que la gente piensa y las intenciones subyacentes, pero no responden emocionalmente a dicha información. Son capaces de leer sobre un intento de asesinato y juzgarlo como moralmente permisible ya que el daño no se ha llevado a cabo. No encuentran culpable el intento y lo creen más permisibles de los daños infligidos accidentalmente.

Cortex ventromediano prefrontal resaltado, vista cuasi frontal ventral. Imagen cedida por 3dciencia.

Uno de los autores del estudio Antonio Damasio en su libro “En busca de Spinoza” ya hablaba sobre el papel que juega este centro en la toma de decisiones sobre todo las que comportan emociones que nos afectan socialmente. Es como la Alejandrita una piedra preciosa que si se la mira con luz solar da un color verde y si se mira con luz incandescente da un color rojo, algunos comportamientos son punibles si se miran con el CPVM y no, si queremos obviar sus emociones.

Vemos muchas veces que aunque no se tenga dañada esta zona, algunos son capaces de reprimirla con gran fuerza. Siempre a existido la esclavitud, los que se benefician abundante y directamente y los que lo hacen pequeña e indirectamente, no hay que romperse la cabeza por delante solo ponerse una zapatillas o unos pantalones.

REFERENCIAS

Damage to Ventromedial Prefrontal Cortex Impairs Judgment of Harmful Intent. Liane Young, Antoine Bechara2, Daniel Tranel, Hanna Damasio, Marc Hauser and Antonio Damasio. Neuron, Volume 65, Issue 6, 845-851, 25 March 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s