La memoria asociativa del hombre-mosca necesita su tiempo

Bases moleculares de la configuración de una memoria duradera. La correcta formación de oscilaciones de la actividad de una vía de señalización celular llamada MAPK puede ser la clave para una memoria más fuerte.

La memoria de la mosca de la fruta drosophila es como la nuestra, sensible tanto al número como al espaciamiento de las sesiones de entrenamiento o aprendizaje. Múltiples sesiones espaciadas (unas diez para la mosca) conforman la memoria llamada duradera, que precisa de la síntesis de proteínas. A su vez este mismo número de sesiones sin espaciamiento o intensivo forman una memoria de menor duración que no necesita de la síntesis de proteínas. Parece ser que el periodo refractario mínimo entre sesiones viene determinado por la actividad de una proteína fosfatasa denominada corkscrew (sacacorchos).

En humanos esta proteína tiene su homóloga llamada SHP2 y cuando una mutación hace que se prolongue su actividad fosfatasa más de la cuenta se asocia al desarrollo de ciertos síndromes Noonan y LEOPARD.

Estructuras cerebrales de la mosca drosophila.

Estructuras cerebrales de la mosca de la fruta drosophila. En verde los cuerpos neuronales relacionados con la memoria olfativa. En el estudio las células donde se experimenta son las neuronas del cuerpo en forma de hongo en verde en la figura (mushroom body)

Lo que hacen en el estudio publicado en cell es someter a moscas de la fruta normales y modificadas a sesiones de aprendizaje. ¿Qué cómo les hacen esto a nuestras compañeras? Se les presenta un olor que reconocen como atrayente y cuando llegan a la fuente se llevan una descarga eléctrica y esto varias veces con o sin descanso entre sesiones. Para ver si han aprendido se les somete a una prueba, en la que tienen que elegir entre dos cámaras una con el olor agradable pero peligroso y otro también agradable pero seguro. Si se adentran en la primera es que no han aprendido y si escogen la segunda es que sabe las consecuencias, han aprendido. La memoria a largo plazo (MaLP) se suele formar después de diez sesiones de ‘entrenamiento’ eléctrico espaciadas unos 15 min.

Demuestran que tanto la falta de actividad basal de la fosfatasa corkscew como una actividad mal regulada suprime la formación de MaLP. Que la proteína está implicada en la formación de unos patrones de activación de una vía de señalización celular conocida como MAPK. Que su funcionamiento afecta a lo rápido que se puede adquirir un recuerdo duradero ¡En las moscas!

¿quieres saber más?

La proteína corkscrew se expresa constitutivamente en la mosca, cuando de ésta ‘sacacorchos’ se sobre expresa una forma mutada que permanece activa más de lo normal, la formación de memoria MaLP se ve impedida. Comprobaron que no era debido a un problema durante el desarrollo de la mosca, sobre expesando esta forma mutante una hora antes del experimento y ocurría lo mismo que en mutantes congénitos.

Para cerciorarse de que la actividad basal también es importante utilizaron tanto un ARN interferente que disminuye la expresión de la proteína sacacorchos y un inhibidor conocido de su actividad fosfatasa, impidiendo la formación de la memoria a largo plazo.

Más resultados

• Las moscas que sobre expresan la fosfatasa normal, no mutante, (en la que la formación de MaLP fue normal siguiendo el entrenamiento espaciado), también desarrollaban MaLP en entrenamientos intensivos.
• El entrenamiento intensivo solo suele inducir el tipo de memoria resistente a anestesia en condiciones normales.
• La sobre expresión de la forma no mutante permite acortar los periodos entre pruebas de 15 min. a 2.5min. para iniciar una MaLP

Estas observaciones parecen indicar que el déficit de memoria, observado en las moscas que sobre expresan el mutante de actividad prolongada, es debido precisamente a la mayor dificultad para inactivar la actividad fosfatasa de corkscrew.

En las moscas que sobre expresaban la fosfatasa de actividad más duradera, se logra recuperar la formación de memoria a largo plazo con sustancias que reducen esta actividad y algo más interesante simplemente aumentando el tiempo entre pruebas de 15 a 40 min. Hay que aclarar que las moscas normales también fijan su MaLP con estos descansos más prolongados. Es como si la fosfatasa regula el tiempo mínimo necesario entre pruebas para la formación de la MaLP. Marca el periodo refractario que se debe esperar hasta el siguiente entrenamiento o suceso para que se deba o pueda formar una memoria más duradera.

El estudio demuestra la importancia de la activación e inactivación en los primeros Dos (de los 10) pruebas de entrenamiento para la formación de la memoria a largo plazo en la mosca de la fruta.

Si quieres memorizar a largo plazo este artículo, lo más recomendable es leerlo, descansar, leerlo, descansar, leerlo, descansar… o tomar algo que te permita sobre expresar tu fosfatasa SHP2 para reducir los intervalos de descanso al mínimo si es que no te gusta el descanso.

Referencias:

The Phosphatase SHP2 Regulates the Spacing Effect for Long-Term Memory Induction. doi:10.1016/j.cell.2009.08.033

Anuncios

2 comentarios en “La memoria asociativa del hombre-mosca necesita su tiempo

  1. De hecho la mayoria de los sapiens necesitan tropezar varias veces con la misma piedra para aprender de los errores, de hecho de esa mayoria un alto porcentaje buscan la piedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s